13 de agosto de 2013

Mujer por un día





Quisiera ser mujer por un día. No porque sea maricón frustrado, sino porque me gustaría conocer personalmente, vivir intensamente y descubrir los placeres que pueden sentir ellas. 

Mejor aún, me gustaría ser tú por un día, unas pocas horas mi Venus en llama, y experimentar en carne propia los placeres que más te enloquecen, esos que te arrastran desde la pasividad absoluta hasta el frenesí y la locura temporal, ese momento en que sientes en la piel hasta la más mínima caricia mía, que tiemblas si te toco, y que te estremeces cual si fueras una epiléptica. 

Y luego, al otro día, te repetiría todo lo aprendido, paso por paso, caricia a caricia, beso a beso, para llevarte a una locura desconocida por todos, menos por nosotros dos, unos pasos más allá del orgasmo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...