21 de agosto de 2013

Doble vida





Mientras más conozco a mis amigos, más me doy cuenta que llevan una doble vida. Algunos prefieren amar en silencio a personas de su mismo sexo, otros comen galleticas cuando nadie los ve, pero es cierto que todos tienen secretos, aunque ninguno tiene internet, y claro está, no tienen un blog como yo... 

Ayer descubrí a una de esas amigas con doble vida. Ella no ve pornografía, ni es una lesbiana reprimida, pero sí ama, con una pasión casi nunca vista, de esas que parece sacada de un libro y que provoca envidia, celos, deseo..., una pasión tan grande, que casi no puede esconder. 

Su historia comenzó hace 20 años –según me dijo-, una historia de adolescentes. Pero lo curioso es que tras varias décadas se reencuentran, y el roce despertó la poetisa, la creadora escondida, una suerte de Tula III (heredera de las palabras encendidas y abrasadoras de La Avellaneda y Carilda Oliver Labra).

Quién lo diría, una mujer conocida en Santiago de Cuba, directora de una prestigiosa institución de la provincia, seria, que impone respeto, casi una “coronela”, es escritora, pero no una cualquiera, de las que abre su alma y escribe con el corazón en la mano, una poesía erótica, alterativa, con palabras que hablan, que provoca erecciones y ganas de adelantar la noche.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...