18 de febrero de 2014

Atajando los deseos




Quise cambiar el mundo, pero resultó que este era demasiado grande y yo no tenía pasaporte.


Decidí comenzar con mi país, Cuba, pero ASTRO y sus precios no ayudaban.


Entonces me dije confórmate con tu ciudad, Santiago de Cuba, entonces vi lo que sucede en un juego de pelota y recordé que aquí se vive y siente el beisbol. 


Finalmente en voz alta dije “Voy a limpiar mi casa, comenzaré con el patio”.


Saltó mi madre, de pronto y saliendo de la nada, dijo “Déjate de comer tanta mierda y no busques más justificaciones para barajar la limpieza de tu cuarto”.

/jrlv
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...