29 de julio de 2013

Mi novia Kafka





Este post es sobre mi venus en llama, o sea, mi novia, y ya lo es porque ya he dado el gran salto: permití que usara el inodoro mientras me bañaba. ¿O quizás fue que le comenté cómo fue mi primera vez? Ahora que lo pienso, di dos saltos. O tres, porque le conté con cuántas mujeres estuve antes de conocerla, y peor aún, me dio la listas de sus exs. 


PD: ese último dato, si no conoce de antemano el pasado amoroso de su novia, mejor no pregunten, su autoestima podría sufrir danos irreparables.  


En fin, el motivo de este post. Mi novia se ha transformado en un ser que desconozco. Antes salíamos y no permitía que gastara mucho dinero, hoy es una exigencia llevar varios billetes en moneda cubana (CUP y CUC). Antes no me dejaba poner el aire acondicionado, porque es una puñalada directo al corazón, ahora no duerme con más de 25 grados Celsius. Incluso, ver pornografía no era malo, hoy es pecado capital.


¿Se estará acabando el amor, o apenas comienza?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...