19 de julio de 2013

De telenovelas




Tanto le echaron a Santa María del Porvenir que acabaron desterrándola al último lugar en el rating de las telenovelas cubanas. Que si no la entendían, que si no daba risa, que si era absurda, que si no representaba la realidad cubana… Imagino que al pobre chino Chong le costaría caminar la Habana sin sufrir algún comentario desdeñoso.


Pero si yo fuera el director estaría orgulloso de ese público que despreció la novela. Claro, también hay que entender que mucha gente prefiere la profundidad de una rueda de casino y los enredos de una cubano-danesa, o un campesino-terrateniente hospedando en su casa-palacio a un montón de muchachos que ni conocía bien, o los cuestionamientos existenciales de un escritor o un emigrado llegando en su yate a Cuba. Definitivamente a esa gente no puede gustarle Santa María del Porvenir.


Pues, para detractores y seguidores, lo que queda ahora es aguantarse ante la exquisita trama de Montescos y Capuletos en el campo cubano hoy, o ver la versión nacional de Upa Dance y El internado juntos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...