17 de julio de 2013

Amor materno



Domingo. Mi mamá se levantó temprano. Hizo la cola del mercado, compró garbanzos, dos libras de carne de cerdo, dos libras de tocineta, curry, cebollas, ajo, ajíes, zanahorias, remolachas, dos potes de helado de chocolate y un pequeño cake de cappuccino.

Rescató una vieja receta para preparar un cocido, esos que llevan ingredientes especiales (caros o poco habituales) pero que desafían la imaginación y el paladar. ¡Qué no haría mi madre, en su eterno amor, por complacerme!

Lunes. Amanecí en el baño. Tremenda diarrea, no sé si por ingredientes que de tan especiales, casi son irreconocibles por mi estómago. ¡Ahí viene otra! Coño, cómo estoy botando amor materno. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...