20 de julio de 2013

Amor de clavícula





No sabes cuántas cosas he hecho para poder estar contigo. Cociné, fregué, lavé, me jamé tremenda cola del pollo para no perder el de dieta, y la reclamación de la dieta del mes pasado, y además tuve que darle guayo a los pies de mi abuela.


Coño llego aquí y lo único que pido es pasar un tiempo contigo, hablar, darnos cariños, quimbar un ratico… qué se yo, y tú en la bobería del Yu-Gi-Oh. Papi que me duele que me trates así, mira, aquí mismo, en el corazón, me jode que tú estés en la guanajá na má.


Mi cielo no te incomodes, pero el corazón, está un poquito más abajo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...