13 de diciembre de 2013

Luces con libertad de expresión



Llego a mi casa apurado. Voy al baño, desde que salí a trabajar temprano en la mañana, no he podido cag… 

Acciono el interruptor de la lámpara. Nada. No enciende la luz. ¿Qué pasa?

Ya casi termino. Y la luz, nada. Ausente. 

Terminé.

A veces pienso que las luces de mi casa tienen libre albedrío, deciden cuando funcionar y cuándo no. Tienen libertad de expresión, se funden cuando les da la gana. 

Sospecho que es una brujería de mi suegra, para cagarme el día. 

Esa idea siempre pasó por mi mente, hasta que el comemierda de mi vecino me dio el veredicto: ¡tienes bajo voltaje!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...