26 de diciembre de 2013

Check mark



Ya estoy listo para el fin de año.

Me compré mi calzoncillo amarillo, además de un nuevo pantalón y camisa, para estar “lindo”.

Fui al mercado, conseguí a buen precio coco que voy a romper a las 12 de la noche, en la calle. También compré la malanga para hacer los buñuelos de fin de año.

Hice la última limpieza, esa que se supone sea profunda, procurando que el agua llegue hasta el último recoveco. Pinté las paredes e hice como que arreglé algunas cosas…

Reacomodé el reguero de mi armario, boté cuanta basura tenía guardada porque en algún lejano mes, entre enero y diciembre, pensé que era importante y que utilizaría más tarde. Como siempre, no fue así.

Llamé y visité a los parientes y amigos, les deseé lo mejor para el nuevo año, mucha divisa, visa a algunos. Ahora sumé a los nuevos deseos, el de comprar un carro (ahora sí se puede hacer) y claro está, mejor conexión (aún muy difícil) y que ETECSA deje de ser tan cabrón…

Por último, hice mi plan para el 2014: ir al médico y ver unos cuantos asuntitos que voy relegando, convencer a mi Venus en Llamas para ver si adelantamos la visita de la cigüeña, procurar que mi perra,  mi Tula, acabe de tener sus cachorritos, acabar de incursionar por el pluriempleo… y otros planes más que mejor no revelo. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...