7 de noviembre de 2013

Reflexiones infantiles: no quiero ser como el Che (II)



4 y 20 de la tarde… (solo un cubano sabe qué significa esta hora), bajo el intenso sol santiaguero, afuera de un círculo infantil, una madre observa la cara arrugada de su pequeño hijo.

¿Qué sucede? -le preguntó, esperando un bala por respuesta, de esas que no se pueden esquivar o viene el llanto detrás.

Nada, -dijo el pequeño, con la bembita ya apretada- es que dice la seño que todos los niños tenemos que ser como el Che, y yo no quiero ser como el Che, yo quiero ser como mi papá.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...