26 de noviembre de 2013

El olorcito (+receta)



Siempre desprecié el olorcito que tenía mi mamá en sus manos. Olían a ajo, cebolla, y no sé cuántas cosas más. 

Me parecía un poco falta de higiene (aunque después comprobé que no se cae muy fácil…) o fruto de despreocupación personal. Llegué a pensar (cuando era muy pequeño) que se trataba de una guerra secreta a los vampiros. 

Hoy, cuando ella casi se acerca a esas décadas que toda mujer prefiere olvidar, que casi está al finalizar su vida laboral, y que una tendinitis en su brazo derecho me tiene prisionero en la cocina, entiendo que ese olorcito es, quizás, la muestra más pura de amor de una madre que desprecia la cocina y que sin embargo pasó horas intentando hacer el plato más delicioso al glotón de su hijo (o sea, a mí). 

Ahora, que tengo yo ese olorcito en mis manos, la miro con una sonrisa de cariño, de complicidad y de secreto. 

Receta "cómica" de la sopa de ajo

Ingredientes para hacer Sopa de Ajo (para 4 personas):

    10 dientes de ajo
    1 trozo de pan duro de unos 200-250 gramos
    4 lonchas de jamón serrano (unos 60-75 gramos en total)
    4 huevos (1 por persona)
    8 cucharadas de aceite de oliva (80 ml en total)
    1 cucharada pequeña de pimentón dulce
    6 vasos de agua o de caldo de pollo (aproximadamente 1 litro y medio)
    sal y pimienta negra

Antes que nada prepararemos los ingredientes. Pela el ajo y córtalo en rodajas. El pan duro hay que cortarlo en lonchas finas y no demasiado grandes. El jamón serrano lo cortamos en tiritas.
Pon en una cacerola el aceite a calentar a fuego medio. Añade los ajos y cuando doren un poco (que no se quemen) retira los ajos y resérvalos para más tarde.
Ahora sube el fuego para que se ponga el aceite más caliente. Añade el pan que hemos cortado y remueve con una cuchara para que se impregne del aceite. Deja que se tueste un poco durante un par de minutos.
A continuación aparta la cacerola del fuego y añade el pimentón. Remueve bien y añade el agua a temperatura ambiente (o el caldo de pollo). Pon a fuego medio bajo y añade los ajos que tenemos reservado,  el jamón serrano y una pizca de pimienta negra (opcional). Deja al fuego 20 minutos.
Pasado este tiempo probamos de sal (lee al final de la receta) y vamos añadiendo poco a poco hasta que la sopa esté bien sazonada.
A continuación sube el fuego para que hierva la sopa. Cuando hierva casca los huevos y ve añadiéndolos uno a uno a la sopa. El calor de la sopa cuajará los huevos en poco tiempo. Cuando veas la clara blanca la sopa está lista, pero si quieres asegurarte de que la yema no queda líquida (por si no te gusta) deja a fuego medio unos 6 minutos y listo. Fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Se puede añadir el pan directamente sin retirar antes los ajos, pero hay que tener cuidado de que no se nos quemen los ajos pues estropearían toda la sopa. Creo que es mejor retirar los ajos como pongo en la receta y así se tiene un control más preciso ;)

Por cierto, los ajos quemados estropean la sopa sin arreglo, pero los ajos poco cocinados no quedan bien en esta sopa (o al menos a mi no me gustan así). El truco está en dejar que el ajo se dore un poco y en apartar antes de que se tuesten demasiado.

Fíjate que añadimos el agua a temperatura ambiente. Hacemos esto para que mientras se va calentando poco a poco vaya absorbiendo los sabores de los ingredientes de la sopa. Si usas caldo de pollo puedes añadirlo ya caliente, pero si lo añades también a temperatura ambiente también cogerá más sabor de los ajos y del jamón.

La sopa de ajo tradicional se hacía con lo mínimo, ajo, aceite, sal, pan y agua. Pero si cambias el agua por caldo de pollo (u otro caldo que tengas en casa) conseguirás una sopa muchísimo más rica. Si te animas a añadir un caldo debes tener en cuenta que el contenido de sal que tenga el caldo determinará la sal que debemos añadir al final de la receta. Además el jamón serrano también aporta sal a la sopa y  por eso ajustamos de sal al final antes de añadir los huevos y no al principio del todo.

Una cosa más, esta receta aguanta perfectamente la congelación así que si te sobra sopa congélala y ya tienes sopa de ajo para otro día
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...