13 de abril de 2015

Pistas




A pesar de mi “desconecte” habitual de la realidad, las pistas eran demasiado claras: niños corriendo, saltando y gritando… padres atrás, gritando aún más. 

Pequeñas personitas, casi como salidas de una matrioska, en escalera, desafiando el envejecimiento poblacional de Cuba, se portaban en franco irrespeto a cualquier orden social… casi como una prueba irrefutable de la existencia del caos. 

Y aún así, no sabía que era la semana de receso docente en Cuba.

Solo me percaté cuando desde lo lejos, en mi centro de trabajo, en un ambiente amenizado por el ir y venir de una manada desbocada de niños, gritó la recepcionista: “fulanitaaaaaaaa cuando cojoneeeeeeeeee te vas para tu casa”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...