1 de diciembre de 2014

Soledad




“Si hubiese sabido que tener una buena relación con Soledad era la solución, nunca me hubiesen inyectado sulfato de magnesio”, me comentó una amiga con una frialdad en el rostro que asustaba.  


“Cualquier secreto que le cuento, ella se lo traga”.


“SI tocan a la puerta, y le digo que no conteste, ella se queda más muda que una sorda”.


“Si lloro, ni me pregunta”.


“Coño, ¿por qué el siquiatra nunca me explicó que yo lo que tenía que hacer era llevarme bien con mi Soledad?”

Foto tomada de aquí
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...