11 de octubre de 2013

Ajo pa’ la del CDR




¡Nunca se le ocurra ser amiga de la presidenta del CDR!

Cuando no nos conocíamos, no hacía la guardia, no iba a la fiesta del 28 de septiembre, nunca participé en un trabajo voluntario. Era como si no me conocieran en la cuadra, pasaba por delante de sus narices en las reuniones, o mitin relámpagos, y era invisible como un fantasma.

Se me ocurrió un día conocer esa señora, que amen de su trabajo como profesora, sus tres hijos y la carga del cuentapropismo ilegal, aun así decidió ser la presidenta del CDR.
¡Maldita la hora que la entrevisté y publiqué su testimonio! 

Ahora soy como el asesor de la presidenta. Soy la primera persona que avisa para los trabajos voluntarios, dice que soy su “especialista en comunicación y divulgación”. 

Incluso, quiere corromper mi alma, pues ahora quiere que le traiga la televisión para que le hagan un reportaje sobre lo bien que marcha guardia cederista en la cuadra.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...