22 de septiembre de 2013

El alcohol, ni para la contrarrevolución sirve…




¡Abajo los órganos de la seguridad del estado! ¡Abajo los órganos de la seguridad del estado!... iba gritando un señor, con visibles muestras de un alto grado de intoxicación.

¡Abajo los órganos de la seguridad del estado!... gritaba más fuerte ante la risa de quienes pasaban cerca. 

¡Abajo los órganos de la seguridad del estado! ¡Carajo! Y se vira para el lado y le dice a un grupo de personas ¿vieron, me atreví? Mis 5 pesos.

¿Qué hubiese pasado de no estar borracho el señor?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...