8 de julio de 2014

Control de Ira para la burocracia



Ser cuentapropista (o mejor, dueño de un negocio particular o privado) en Cuba, es como estar en una barriada llena de personas chismosas. 

Planificación física, la vivienda y los inspectores siempre tienen un brete entre ellos, unos hablan mal del otro, y uno nunca sabe cómo va a quedar bien con todos. /jrlv
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...