8 de febrero de 2015

EPD



Era una vergüenza para su especie: no tenía ningún interés en cazar ratones y comía queso como una desquiciada. 

Me dijeron, "lleva para tu casa una que sea hembra, ellas sí cazan"... o estaban equivocada, o era hermafrodita. 

No voy a olvidar que fue el regalo de una amiga, ni que me acompañaba a trabajar, todos los días a las seis de la mañana...

EPD, Pupi....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...